Aprobada la Proposición No de Ley de la Endometriosis

El Congreso ha aprobado por unanimidad una proposición no de ley para instar al Gobierno a mejorar los sistemas de información sanitaria en relación con la endometriosis

Más de dos millones de mujeres españolas sufre endometriosis, una enfermedad que merma su calidad de vida al provocar dolores crónicos, e incluso esterilidad. Pese al casi 20% de mujeres españolas que sufren esta enfermedad, no ha sido hasta este 2017 cuando la endometriosis ha llegado a la conciencia colectiva de la sociedad: se trata de una enfermedad, que puede acabar siendo muy grave, y de la que se desconoce el origen concreto y su cura.

Leer más

Endometriosis: la enfermedad sin cura que afecta a 1 de cada 10 mujeres

El principal síntoma es el dolor y se camufla con los síntomas de la regla

Durante todos los meses de marzo, profesionales y afectados hablan sin tapujos de esta enfermedad para normalizarla, deshacerse de tabús e implicar a la sociedad. EndoMarch es la iniciativa internacional que trata de informar y hacer visible esta enfermedad cuyo origen es desconocido y no tiene cura, pero afecta a 176 millones de mujeres en el mundo.

Y sí, es una enfermedad, por mucho que la sociedad le haya dado la espalda durante años y años: afecta a más gente que la hepatitis C o el VIH, pero no hay investigación, ni unidades especializadas, ni tratamientos concretos. Ciertamente, no se trata de una enfermedad maligna o mortal, pero si dolorosa e incapacitante, además de muy extendida.

Lo repetimos, la endometriosis es una enfermedad, y este es el principal tabú que trata de tumbar EndoMarch. Durante años, esta enfermedad ha estado camuflada entre los dolores menstruales y la incapacidad médica de hallar una solución. De hecho, los tratamientos apenas han evolucionado en los últimos 30 años.

El problema que genera la endometriosis es que el tejido endométrico -que debe crecer solo en el útero- aparece en otras partes del cuerpo: abdomen, trompas de Falopio, exterior del útero, cavidad pélvica… Este tipo de tejido puede desarrollar tumores o lesiones internas, pues responden al ciclo menstrual de la misma forma que el tejido uterino: se descompone y desprende, lo que puede causar hemorragias internas, descomposición de los tejidos, inflamación, dolor, infertilidad, adherencias y muchos otros efectos concretos.

El principal problema de la endometriosis es que no se reconoce como el gran problema que supone en la vida cotidiana de una mujer afectada. ‘La regla duele’ es el mantra que durante años han tenido que aceptar las mujeres que sufren este problema, sin más ayudas que recetas de antinflamatorios o anticonceptivos por parte de un sistema médico que, en España, no ha sido capaz de estar a la altura.

Estos son los eventos que se realizarán en España durante el EndoMarch.

Un change.org para investigar verdaderamente la endometriosis

Miles de personas claman a la Oficina del Parlamento Europeo en España y al Ministerio de Sanidad español que se investigue la endometriosis y se creen unidades especializadas

La endometriosis, una enfermedad que ha afectado a una de cada 10 mujeres durante siglos sigue sin tener cura. De hecho, no tiene cura, ni unidades especializadas, ni investigación, ni medios concretos, pues tampoco se conoce el origen, y lo que es peor, apenas se han desarrollado las técnicas paliativas en los últimos 30 años. Actualmente, se camufla y confunde con el dolor de la regla, pero se trata de una enfermedad real, que sin ser mortal si es incapacitante y la sufren al menos 2 millones de mujeres en España.

Desde change.org, Eva García Martín ha lanzado una petición que reclama mayor y mejor investigación en España. El principal problema es que la enfermedad está considerada ‘benigna’ y apenas existen programas de investigación o especialización, pese a que es una enfermedad que puede acabar en infertilidad o extirpación de órganos.

Otro serio problema con el que se encuetran las mujeres enfermas de endometriosis es el rechazo de la sociedad machista, no solo en la calle sino también en los propios centros médicos. Eva asegura que en su caso ha encontrado ginecólogos que creen que exagera el dolor y que simplemente debería aguantarlo por ser mujer. Mediante esta petición en change.org, que empezó con un objetivo de 25.000 firmas, ya se ha conseguido concienciar al menos a 184.000 personas de la existencia de esta enfermedad y su efecto incapacitante en el la vida cotidiana de las mujeres.

No se conoce el origen ni tiene una cura efectiva más allá de la cirugía. Este change.org busca lograr lo que consiguieron Hillary Clinton o la actriz Susan Sarandon, algunas caras públicas afectadas por la endometriosis que han ayudado a dar visibilidad y concienciar sobre esta enfermedad a través de sus propios testimonios.