La endometriosis es una de las patologías ginecológicas más frecuentes en nuestra sociedad. Esta enfermedad se detecta hasta en un 15 % de las mujeres en edad fértil, es decir, cuya edad va desde la adolescencia hasta los 60 años. El origen de la endometriosis es actualmente un desconocido. La enfermedad se desarrolla porque la mucosa uterina, o endometrio, aparece fuera del útero.

Aparición de tejido endometrial

La aparición del tejido endometrial es muy diversa, pudiendo aparecer en forma de quiste endometriósico, también llamado quiste endometrial, como el quiste de chocolate del ovario, en cualquier punto del abdomen, dando lugar a un endometrioma ovárico, endometriosis intestinal, endometriosis ovárica o incluso como endometritis crónica.

Grados de endometriosis

La endometriosis se clasifica en distintos grados, en función del avance de la enfermedad, que ayudan a enfocar el tratamiento que precisa cada mujer. La escala va del I al IV, siendo el grado I el grado mínimo que aparece en la superficie uterina, el grado II aparecería penetrando sobre las paredes uterinas, el grado III donde ya encontraríamos la endometriosis profunda, pudiendo aparecer en forma de endometriosis ovárica o en otros puntos del abdomen en forma de quistes endometrósicos u otros. Finalmente, el grado IV correspondería a la endometriosis severa, en la que la endometriosis profunda generaría un quiste endometrial y adherencias en distintos órganos abdominales, como la endometriosis intestinal.

Lo más común es que la endometriosis sea un proceso superficial y hasta en un 50% de las pacientes es asintomática. Sin embargo, en caso de tratarse de una endometriosis severa es muy frecuente la aparición de dolor e incluso infertilidad o sangrados. El tratamiento se elige en función de la sintomatología y de la invasión del tejido endometrial. A pesar de que lo más frecuente sea la aparición de endometriosis superficial, también puede aparecer en otras formas como endometritis crónica, que es una inflamación crónica del endometrio o casos como el endometrioma ovárico, que sería un tumor benigno del ovario. La endometritis es frecuente que genere síntomas, pero su relación con los procesos cancerígenos no es estrecha y mucho menos con formas malignas.

Tipos de endometriosis

Además de los grados de endometriosis, también existe una clasificación en función de localización. Existen tres tipos en función de este parámetro. En primer lugar, la endometriosis superficial, en las que aparecen focos en la superficie peritoneal. El segundo tipo sería la endometriosis ovárica, dando lugar a quistes endometriósicos, como es el quiste de chocolate. Finalmente, el tercer tipo sería la endometriosis profunda, como es el caso de la endometriosis intestinal, que tiene un peor pronóstico.