investigar la endometriosis icera

Un change.org para investigar verdaderamente la endometriosis

Miles de personas claman a la Oficina del Parlamento Europeo en España y al Ministerio de Sanidad español que se investigue la endometriosis y se creen unidades especializadas

La endometriosis, una enfermedad que ha afectado a una de cada 10 mujeres durante siglos sigue sin tener cura. De hecho, no tiene cura, ni unidades especializadas, ni investigación, ni medios concretos, pues tampoco se conoce el origen, y lo que es peor, apenas se han desarrollado las técnicas paliativas en los últimos 30 años. Actualmente, se camufla y confunde con el dolor de la regla, pero se trata de una enfermedad real, que sin ser mortal si es incapacitante y la sufren al menos 2 millones de mujeres en España.

Desde change.org, Eva García Martín ha lanzado una petición que reclama mayor y mejor investigación en España. El principal problema es que la enfermedad está considerada ‘benigna’ y apenas existen programas de investigación o especialización, pese a que es una enfermedad que puede acabar en infertilidad o extirpación de órganos.

Otro serio problema con el que se encuetran las mujeres enfermas de endometriosis es el rechazo de la sociedad machista, no solo en la calle sino también en los propios centros médicos. Eva asegura que en su caso ha encontrado ginecólogos que creen que exagera el dolor y que simplemente debería aguantarlo por ser mujer. Mediante esta petición en change.org, que empezó con un objetivo de 25.000 firmas, ya se ha conseguido concienciar al menos a 184.000 personas de la existencia de esta enfermedad y su efecto incapacitante en el la vida cotidiana de las mujeres.

No se conoce el origen ni tiene una cura efectiva más allá de la cirugía. Este change.org busca lograr lo que consiguieron Hillary Clinton o la actriz Susan Sarandon, algunas caras públicas afectadas por la endometriosis que han ayudado a dar visibilidad y concienciar sobre esta enfermedad a través de sus propios testimonios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *